MIGUA

MIGUA

Movimiento de inmigrantes de Guatemala en Estados Unidos

Movimientos de Inmigrantes Guatemaltecos

Movimientos de Inmigrantes Guatemaltecos

Conoce más de nosotros, click aquí para conocer nuestra misión y visión.

Revista Nahual Migrante

Revista Nahual Migrante

Powerful, yet simple to use

Lee nuestra revista mensual, en donde podrás encontrar la información más actualizada sobre inmigración en estados unidos.

Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.
Bienvenidos a la portada
Con deportación masiva, EEUU perdería casi $900,000 millones en diez años, advierte informe PDF Imprimir E-mail
Escrito por Claudia Carias   
Lunes, 26 de Septiembre de 2016 18:20

El documento detalla el efecto devastador que tendría la deportación masiva en los principales sectores de la economía nacional y en los estados

Resultado de imagen para fotos de migrantes trabajando en usa

Si el republicano Donald Trump gana la presidencia y cumple su promesa de deportar a la población indocumentada, el gobierno de EEUU perdería ingresos por casi $900,000 millones en una década y los estados también sufrirían daños, advirtió este miércoles un informe del Centro para el Progreso Estadounidense (CAP).

El documento analiza estado por estado y sector por sector el impacto del plan de deportación masiva de Trump en la fuerza laboral, algo que tiene “poco precedente histórico en EEUU”.

Según el CAP, la población indocumentada ronda los 11,3 millones, o cerca del 3,5% del censo nacional de 324,4 millones. De esos 11,3 millones de inmigrantes indocumentados, se calcula quesiete millones están en la fuerza laboral.

Previamente, el CAP había calculado que solo el costo directo de deportar a los indocumentados ascendería a $114,000 millones.

 La vida en EEUU sin indocumentados

“Las contribuciones económicas de los trabajadores no autorizados son grandes y distribuidas en toda la economía… si se produjera una deportación, la economía de EEUU afrontaría una reducción significativa en su Producto Interno Bruto y la recabación de impuestos, lo que probablemente condujera a un incremento en los déficit presupuestarios y en la deuda”, afirmó el CAP.

El documento se concentra en el efecto de la expulsión de siete millones de trabajadores  indocumentados, sin aventurarse a calcular el daño por deportar a once millones de extranjeros que compran bienes y servicios, y las consecuencias no económicas por la separación de familias.

Si EEUU adopta un eventual programa de expulsión masiva, el número total de trabajadores se reduciría en casi un cinco por ciento, y el gobierno perdería cerca de $900,000 millones en una década debido a una caída en los ingresos.

En concreto, un cálculo conservador sugiere que la pérdida de ingresos anuales sería de al menos $50,000 millones y se acumularía a $860,000 millones en una década.

Los principales perdedores

 Debido a la alta concentración de trabajadores indocumentados en California, Texas, Nueva York y Nueva Jersey, no sorprende que esos estados registrarían el mayor descenso en su productividad económica.

Según una tabla en el documento de 40 páginas, el PIB de California se contraería en un cinco por ciento a largo plazo, es decir, por unos $103,000 millones al año, mientras que el de Texas bajaría por unos $60,000 millones, el de Nueva Jersey por $26,000 millones, y el de Nueva York, por $40,000 millones.

economiasestatales

El documento busca sonar la alarma entre la opinión pública sobre el impacto real de la deportación de inmigrantes “sin papeles”, especialmente en los sectores agrícola y de ventas al por mayor, y al menudeo en California; el sector manufacturero en Texas y el sector financiero en Nueva York.

Las cifras del censo entre 2011 y 2013 dan fe de que los sectores con mayores porcentajes de trabajadores indocumentados son: la agricultura (17,7%); la construcción (12,7%); turismo y servicios (9,5%) y otros servicios.

tablaindustrias

La economía nacional perdería un promedio anual de $434,400 millones a largo plazo, pero el mayor descenso ocurriría no en las industrias con alto porcentaje de mano de obra inmigrante sino en las más grandes relacionadas con actividades financieras, manufactura, y ventas al por mayor y al por menor.

Esas tres áreas sentirían el mayor golpe de un total de doce industrias del sector privado, donde las pérdidas anuales a largo plazo totalizarían cerca de $54,000 millones, $74,000 millones, y $65,000 millones, respectivamente.

economianacional

El sector de construcción perdería $48,000 millones, mientras que el agrícola perdería $19,000  millones, indicó el análisis.

El plan provocaría una reducción de entre el 10% y el 18% en la mano de obra de las industrias agrícola, de construcción, ocio y servicios, sectores que ya fueron golpeados durante la Gran Recesión entre 2007 y 2009.

El análisis señala que, de hecho, la expulsión de siete millones de trabajadores indocumentados reduciría la tasa de empleo a una cifra similar a la que EEUU registró durante la “Gran Recesión”.

Además, el Producto Interno Bruto (PIB) bajaría en un 2,6%, con una pérdida cumulativa de casi $4,7 billones en un plazo de una década.

El informe del CAP cuestiona el argumento de quienes apoyan la deportación masiva de que se abrirían puestos para los trabajadores estadounidenses porque, con una baja tasa de desempleo en la mayoría de los rubros de la economía, el incentivo para aumentar la productividad laboral probablemente sería pequeño y temporal.

 
“Nadie cree más en América que quienes lo arriesgan todo para venir” PDF Imprimir E-mail
Escrito por Claudia Carias   
Lunes, 26 de Septiembre de 2016 18:15

Julissa Arce, fue indocumentada pero trabajó en Wall Street. Ahora quiere que los latinos voten en una campaña crucial para inmigrantes y minorías.

Resultado de imagen para fotos de migrantes en la frontera de usa y mexico

Nadie cree más en América que quienes lo arriesgan todo para venir”. En un momento político en el que el candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, asciende políticamente sobre una plataforma que incluye duras críticas a los inmigrantes, crear muros y deportar masivamente, Julissa Arce se ganó con ese comentario un sincero aplauso de su audiencia. Ocurrió la semana pasada mientras esta mexicana, ex empleada de alta responsabilidad en Goldman Sachs y Merril Lynch, presentaba My (underground) American Dream (Entre las sombras del sueño americano) en Nueva York.

Es un libro en el que Arce cuenta cómo ella arriesgó. Este año votará por primera vez en noviembre pero mientras manejaba complejos productos financieros en Wall Street, Arce escondía el secreto de ser indocumentada. Lo fue durante 15 de sus 33 años.

Cuando era una adolescente se le venció la visa de turista con la que estaba con su familia en San Antonio (Texas) pero a pesar de ello fue admitida en la Universidad de Austin, algo que pudo pagar con la ayuda de sus padres y un programa del estado.

En vez de regresar a México con sus padres decidió comprar un green card y número de seguro social falsos. Con estos dos cruciales documentos terminó trabajando en Goldman Sachs donde fue escalando posiciones. Es algo difícil para una mujer y latina. Impensable para alguien con su situación migratoria. “Mi mamá siempre me animó y me dijo que era capaz de hacer lo que yo quisiera. Me lo tomé en serio”

Una motivación positiva pero en el primer capítulo del libro cuenta cómo llegó a Nueva York y poco antes de empezar a trabajar sufrió un ataque de pánico que confundió con un infarto y la llevó al servicio de emergencias de un hospital.

Es así como comienzan unas memorias cuyo objetivo es que el lector se pregunte “qué haría en mi lugar”, explica. “Todo el mundo tiene que tomar decisiones que no son fáciles porque las opciones son difíciles”, razona esta mujer que lamenta no haber tenido “un camino legal para conseguir mi sueño”.

Ni se imaginaban

En entrevista con este diario, Arce dice que no cree que su historia sea única por más que haya tenido una carrera de éxito en Wall Street porque otros indocumentados como el Pulitzer José Vargas o el neurocirujano Alfredo Quiñones, han conseguido metas y reconocimientos, como ella, siendo indocumentados. No obstante, reconoce que en su sector su estatus migratorio pudo pasar desapercibido “porque cuando se piensa en indocumentados, la mayoría trabaja en restaurantes, cuidando de nuestros hijos o en los fresales en California, esa es la imagen. Cuando me presenté a este trabajo a nadie se le iba a pasar por la mente que yo pudiera serlo. Ni se imaginaban. Y eso me ayudó mucho porque al dar mis papeles, si no se veían bien al 100% nadie los ponía en duda”.

Con todo, esta mujer asegura que el corazón le latía a cada rato. “Pensaba, hoy va a ser el día que se den cuenta de que mis papeles son falsos”.

Ese día estuvo cerca cuando el IRS le envió una carta pidiendo clarificaciones a ella y a su empresa sobre su número de seguro social que no era el mismo que tenían en sus archivos. “Fue un miedo horrible pensar que la carta llegó a la empresa y que alguien iba a hablar conmigo. Pero pasó una semana, dos, tres y nunca nadie me llamó. Entonces puse [el episodio] en un armario físico y otro mental”.

La historia de Arce se hizo pública en un reportaje de la revista Bloomberg-BusinessWeek. El matrimonio le permitió hacerse con una green card pero en el proceso de lograrla tuvo que admitir que usó papeles falsos. “Tenía recursos para tener el mejor abogado, podían haber pasado muchas cosas, pero no pasaron. El sistema es arbitrario”. Los derechos de televisión del libro han sido adquiridos por la actriz América Ferrera. Es un proyecto que le gusta, “hay que cambiar la perspectiva de la inmigración también desde el lado del entretenimiento”.

Arce explica que la publicación de su libro en un momento tan importante políticamente para las minorías y los indocumentados es una coincidencia. Pero concede que el momento “no ha podido ser mejor porque el lenguaje que estamos usando para referirnos a los inmigrantes está basado en racismo y es muy importante que con nuestras historias  podamos cambiar el diálogo que tenemos con respeto a la inmigración”, explica.

Arce ya no trabaja en Wall Street y centra buena parte de su labor en la defensa de la justicia social,Voto Latino y preside Ascend Educational Fund (que ayuda a estudiantes inmigrantes).

Por lo que se refiere a los candidatos a la presidencia, Arce califica de ilógica la postura de Trump. “Tenemos dos opciones. Y claramente una no es la persona correcta. Pero Hillary Clinton va a tener que dar resultados porque, desafortunadamente para ella, los latinos ya fueron los responsables de que Obama ganara, le dimos esa ventaja, pero después ¿Qué hizo? Ha deportado a más personas que más presidentes en la historia”.

Y eso es algo “que no se perdona”, dice. “Las vidas de 400,000 personas deportadas cada año han cambiado. Lo que él les ha quitado no se regresa. Hillary ahora está cargando con ese legado de Obama, si no hace algo rápido no será presidenta ocho años.  Si cuatro, más que nada porque la otra opción no existe”.

Reforma

Arce, que participa en el documental Habla y Vota de HBO Latino, afirma que EEUU tiene que aprobar una reforma migratoria “con un camino a la ciudadanía a las personas que han estado indocumentadas mucho tiempo”. Además quiere que se cambien los métodos por los que una persona puede venir a este país y reunificarse con la familia.

Tiene alternativas a la parálisis de Washington. “Si no pasa una reforma federal hay muchas cosas que se pueden hacer en el nivel local y estatal para ayudar a los inmigrantes. Yo pude tener estudios superiores porque Texas pasó una ley que dejó que los indocumentados pudieran ir a la universidad. Sin ello no se me habrían abierto más puertas. Otra cosa es las licencias para manejar para personas indocumentadas para que no tengan que ir sin seguro y con miedo. Hay 10 estados que las conceden y ha sido una gran ayuda”.

“En California luchamos para que los muchachos con Daca tengan acceso a seguro médico. Son cosas que a nivel estatal podemos hacer con más facilidad que estar esperando la reforma migratoria aunque esta va a ser la única solución permanente. Todo lo demás es  una curita, pero a veces sí que se necesitan esas curitas”.

Vivir con miedo

Julissa Arce se movió con soltura por Wall Street  pero millones de personas no se atreven a levantar la voz, a reclamar robos de salarios o disputar facturas por que viven con miedo. Ella les pide que no se den por vencidos. “Que sigan adelante, que hay soluciones, tal vez no sean las que queramos o las que son fáciles pero la razón para la que venimos a este país es porque buscamos una vida mejor y tenemos que continuar en esa búsqueda”.

 
El apoyo a inmigrantes depende de la retórica que usen políticos y medios PDF Imprimir E-mail
Escrito por Claudia Carias   
Lunes, 26 de Septiembre de 2016 18:12

El público estadounidense, que conoce poco de la política migratoria de su propio país, es fácilmente manipulado por las corrientes ideológicas de los medios en inglés, sobre todo los anti inmigrantes. Lo negativo arrastra más que lo positivo, pero hay maneras de cambiar los vientos de la opinión pública.

Resultado de imagen para fotos de trump y hillary clinton

Los hechos importan poco a la hora de definir la situación de los 11 millones de inmigrantes indocumentados, dice una nueva investigación de tres catedráticos, y lo que más afecta la opinión de los estadounidenses es la retórica utilizada para presentar el tema, especialmente si esa retórica es negativa y presenta a los indocumentados como “violadores y narcotraficantes” y a cualquier legalización como “amnistía”.

Analizando las encuestas y el lenguaje de los medios en inglés, los profesores Chris Haynes, de la Universidad de New Haven, Jennifer Merolla y S.Karthick Ramakrishnan, de UC Riverside, concluyeron que el público estadounidense puede ser fácilmente manipulado por el lenguaje utilizado alrededor de la situación de los inmigrantes, particularmente, como se define su estatus.  El lenguaje negativo tiene más poder que el positivo, apuntan.

“El tema está tratado de forma muy diversa por los medios en inglés y la opinión publica responde a la forma en que se habla de las políticas migratorias”, dijo Haynes en una entrevista.  “Al parecer, el término usado para definir al inmigrante, indocumentado o ilegal, no es lo que cambia opiniones, sino cómo se habla de la política migratoria y como afecta al país”.

Por ejemplo, hablar de “legalización ganada o camino a la ciudadanía” genera reacciones positivas del público estadounidense en general. Pero el uso de la palabra “amnistía” y del “cumplimiento de la ley”, produce todo lo contrario, una reacción en contra.

En otras palabras, importa cómo se habla del tema, ya que la retórica afecta la opinión del público y esto a su vez, afecta cómo se aplica la política migratoria en el país.

Otras conclusiones importantes del estudio

  1. Los estadounidenses pueden apoyar medidas contradictorias, dependiendo cómo se presenten en medios. Los mismos estadounidenses apoyan la legalización cuando esta se presenta como una “oportunidad de ciudadanía” y se oponen a ella cuando se define como “amnistía”. Esto es posible en la medida en que el público de este país “tiene poco conocimiento de las políticas migratorias” de su propio país.
  2. La retórica negativa de Trump es altamente efectiva. Su primer discurso, en el que definió a indocumentados como “criminales” y “violadores” fue altamente efectivo y marcó el apoyo inflexible entre la base republicana, que lo llevó a convertirse en candidato.
  3. Cómo Hillary Clinton o los partidarios de los inmigrantes pueden generar más apoyo para estos. La investigación revela que hay formas de hablar del tema que generan más apoyo que otras, por ejemplo, es mejor hablar del costo de las deportaciones que de la separación de familias. Enfatizar la situación de menores y otros grupos vulnerables es más efectivo que hablar de inmigrantes en general.
  4. Aún los medios “progresistas” presentan retórica negativa. Medios progresistas como MSNBC, usaron la palabra “amnistía” en 1 de cada tres historias de inmigración. Las historias de medios en inglés no enfatizan el tiempo vivido por estos inmigrantes en Estados Unidos, un marco que ayuda a aumentar el apoyo hacia ellos.
  5. No importa si se usa “ilegal” o “indocumentado”. Ciertamente importa para muchos inmigrantes, ya que la palabra “ilegal” es deshumanizante, pero la investigación no encuentra diferencia en la opinión pública hacia inmigración si se usa un nombre u otro para definir al grupo de personas sin autorización para permanecer en el país.
  6. Retórica más conservadora es más efectiva. El uso de un discurso conservador, uso del patriotismo, servicio militar, etc, pareció más efectivo en mover la opinión hacia los inmigrantes. Por ejemplo, los investigadores hallaron que el trato que Trump dio a la familia musulmana cuyo hijo fue un héroe de guerra (los Khan, que hablaron en la convención demócrata) fue muy efectivo para despertar críticas hacia el candidato republicano.
 
Aumenta la presión para que Obama otorgue TPS a 1.2 millones de centroamericanos PDF Imprimir E-mail
Escrito por Claudia Carias   
Jueves, 08 de Septiembre de 2016 15:10

Más de cien profesores de leyes envían carta al presidente recordándole que tiene la autoridad de usar el Estatus Temporal de Protección para los centroamericanos que sufren por la violencia en El Salvador, Honduras y Guatemala.

Resultado de imagen para FOTOS DE NIÑOS MIGRANTES EN SONORA MEXICO

En busca de soluciones para el estatus legal de personas vulnerables que no encuentran alivio en el sistema migratorio actual de Estados Unidos, continúa aumentando la presión -y los argumentos a favor- para que el presidente Barack Obama otorgue un Estatus Temporal de Protección o TPS a 1.2 millones de centroamericanos en este país.

Esta vez, la presión viene de más de un centenar de expertos legales y profesores, quienesenviaron esta semana una carta al presidente Barack Obama, con copia al Secretario de Seguridad Nacional Jeh Johnson y la procuradora de justicia Loretta Lynch, indicando que el ejecutivo no sólo tiene la autoridad para dar el TPS a este amplio grupo de personas, sino la decisión no sería vulnerable a demandas.

“Queremos expresar nuestra posición respecto a la autoridad del ejecutivo para otorgar el TPS a personas de El Salvador, Guatemala y Honduras, especialmente en vista de la situación de violencia en esos países y del reciente empate de la Corte Suprema en el caso Texas vs United States”, expresa la carta, firmada por los expertos.

Según lo explican en la misiva, el presidente continúa teniendo la discreción de aplicar la discreción procesal ya que la Corte Suprema no sentó precedente en su reciente rechazo a la aplicación del programa DAPA y la expansión de DACA. Además, añaden, el TPS es un programa especialmente diseñado por ley para ser usado “al criterio” del ejecutivo.

Actualmente, un grupo de personas de El Salvador y Honduras en Estados Unidos cuenta con la protección el TPS, que protege a los inmigrantes sin papeles contra la deportación y da permisos de trabajo temporales. No obstante, el TPS para esos países fue declarado en 2001 y 1999 respectivamente, y no aplica a personas que llegaron después. Nunca ha habido TPS para Guatemala.

Los profesores de leyes aúnan así su voz a la de cientos de organizaciones pro inmigrantes y religiosas que han pedido al presidente que actúe para proteger a los nacionales de esos países, sacudidos por la violencia y que continúan enviando a decenas de miles de personas, muchas de ellas mujeres y niños, que intentan escapar de la extorsión y la muerte relacionada a las pandillas, narcotráfico y control de territorios.

Erin Corcoran, de la Universidad de Leyes de New Hampshire, uno de los principales autores de la carta, indicó que el TPS es un programa establecido por el Congreso para “permitir al ejecutivo responder directamente a emergencias humanitarias” y señaló que el programa está diseñado para “excluir el repaso judicial”.

En otras palabras, el TPS estaría protegido de demandas legales e intervenciones que busquen revertir la acción presidencial, como fue el caso de la demanda que detuvo la implementación de DAPA y la extensión de DACA.

Kemi Bello, portavoz del Immigrant Legal Resource Center en San Francisco, dijo que este juevesse dará a conocer otra carta, con el apoyo de más de 400 grupos y organizaciones, que piden al presidente considerar el TPS para proteger a esta población vulnerable.  También han hecho lo propio docenas de congresistas y 23 miembros del senado federal.

 
Los niños migrantes se “amontonan” en Sonora PDF Imprimir E-mail
Escrito por Claudia Carias   
Jueves, 08 de Septiembre de 2016 15:08

El drama de la niñez migrante desamparada golpea a la frontera de lado sur de Estados Unidos.

Resultado de imagen para FOTOS DE NIÑOS MIGRANTES EN SONORA MEXICO

MEXICO – El drama de la niñez migrante desamparada golpea a la frontera de lado sur de Estados Unidos. Particularmente en Sonora, el estado que desde 1998 es uno de los cruces más concurridos: actualmente atiende a unos 2,000 menores de entre 13 y 17 años, la mayoría deportados reincidentes que buscan una y otra vez llegar a Estados Unidos, según reportes del oficial Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) local.

“Nos hemos apoyado con las autoridades de seguridad que buscan a las familias (de los niños) y  si no los encuentran los acompañan para que sean devueltos a su lugar de origen”, informó la directora estatal del DIF Karina Zárate.

Alrededor de 7,027 niños mexicanos fueron deportados de Estados Unidos en los primeros seis meses del año de acuerdo con estadísticas de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación. De ellos, uno de cada tres regresó por la frontera con Sonora que se suman a un número impreciso de menores centroamericanos.

EEUU será el destino de más de 127,000 niños refugiados en 2016, dice informe

Pero no todos los niños migrantes en el estado llegan a albergues oficiales.  Lejos de la familia, muchos de ellos optan por hospedarse en casas de ayuda civil que no los obligan a regresar como el Centro Comunitario de Atención al Migrante y al Necesitado que calcula que son más de los 2,000 maneja el gobierno y podrían llegar a ser hasta 3,000 los jovencitos que van y vienen por la línea fronteriza.

El sacerdote Prisciliano Peraza, director del Centro, lleva años alertando de los peligros a los que se exponen los menores al ser reclutados por el crimen organizado como guías de indocumentados o como traficantes de drogas. “A estos niños si los detienen son liberados a los pocos días por ser menores”, precisó en entrevista. “Por eso los emplean los criminales”.

El cura recuerda el caso de “Javier” -por decir algún nombre- que llegó a cruzar hasta 30 veces por pagos de 150 dólares desde os municipios sonorenses de Cajeme, Nogales, Agua Prieta y Hermosillo.

La coordinadora general del Seminario Niñez Migrante del Colegio de Sonora, Gloria Valdez, advirtió en una entrevista reciente con la prensa local que algunos de los menores migrantes que buscan quedarse en el lugar enfrentan, además de sus condiciones de vulnerabilidad, con la falta de cultura para tratarlos. “No hay una política Pública ni programas que los guíen a los sistemas educativos y de salud”.

La organización civil Red Sonora documentó en agosto pasado que los migrantes en general, independientemente de su edad, están expuestos a violaciones de derechos humanos como robo, extorsión, tortura, amenazas o tratos crueles y degradantes: de 2014 a la fecha contabilizaron 215 casos presuntamente perpetrados por diversas corporaciones policíacas.

 
« InicioPrev12345678910PróximoFin »

Página 1 de 176

Acceso



Encuestas

¿Usted cree que habrá una reforma migratoria este 2013?
 

Calendario MIGUA

Ver todo...

Seleccionar Idioma

Videos

Featured Links:
.

feed-image Feed Entries

Medios de comunicación

Popular

Visitantes

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy233
mod_vvisit_counterAyer156
mod_vvisit_counterEsta semana1632
mod_vvisit_counterLa última semana2412
mod_vvisit_counterEste Mes9606
mod_vvisit_counterEl último mes26399
mod_vvisit_counterTotal550758
Visitors Counter

Potenciado por Grupo 3s | migua.org 2013